Geología estructural del neógeno en la cordillera negra, implicancias en el origen y estabilidad de taludes del yacimiento aurífero epitermal de alta sulfuración: Pierina

  • Descripción del artículo
  • El yacimiento de la mina Pierina que se explota hace más de 10 años, fue descubierto por la presencia de un megabloque ubicado en un paraje denominado Piruro. Es un yacimiento epitermal de alta sulfuración de oro-plata, alojado en rocas volcánicas del grupo Calipuy, depositadas en dos etapas, la pri...

    Full description

Main Author: Manrique Zúñiga, Esteban Dionicio
Format: Tesis de maestría
Language: spa
Published: 2010
Subjects:
Online Access: http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/624
Summary:El yacimiento de la mina Pierina que se explota hace más de 10 años, fue descubierto por la presencia de un megabloque ubicado en un paraje denominado Piruro. Es un yacimiento epitermal de alta sulfuración de oro-plata, alojado en rocas volcánicas del grupo Calipuy, depositadas en dos etapas, la primera entre 46 a 23 Ma y la segunda entre 16 a 13 Ma, con intervalo de inactividad volcánica para esta zona de aproximadamente 8 Ma. Para los fines del presente estudio, se tomaron en cuenta los eventos tectónicos de la Fase Quechua (Mioceno) y Fase del Cuaternario antiguo ocurridos en la región Perú. En esta etapa ocurrió el volcanismo y el tectonismo más importante relacionados con la mineralización y la posterior modificación de la anatomía original del yacimiento Pierina por efecto de la geodinámica externa. La deformación en la mina Pierina, se ha desarrollado mediante dos tipos de procesos, uno ocasionado por efectos de la geodinámica interna y el segundo por efectos de la geodinámica externa. La geodinámica interna, un proceso regional, ha permitido la formación del sistema de fallas regionales Roxana y Tinyash, las cuales originaron de forma alternada sistemas de fallas inversas, tensionales y de rumbo. A la geodinámica interna se le asocia los procesos de volcanismo e intrusiones de domos, y a las estructuras de cizalla asociadas a la alteración y mineralización. Asimismo, se ha reconocido que el último movimiento tectónico regional fue inverso y ocurrió en el Cuaternario antiguo reactivando las estructuras de cizalla alteradas y mineralizadas con fallamientos de movimiento inverso. La geodinámica externa trata los movimientos relacionados a esfuerzos de gravedad, naturales o provocados por el hombre a través de una serie de fallas del tipo Azucena y Milagros que ocasionaron y ocasionan deslizamientos rotacionales de grandes volúmenes de masas rocosas, modificando la anatomía original del yacimiento Pierina. La alteración y mineralización de la mina Pierina ocurrió entre 14.1 y 14.7 Ma., por efecto de fluidos hidrotermales transportados a través de las estructuras de cizalla Katty y Torta, este fenómeno fue de naturaleza pervasiva y se hizo más pervasivo aún cuando ingresó al dominio de las tobas de composición dacítica ubicadas en los niveles superiores de la secuencia volcánica. Las estructuras Katty están intensamente convertidas a “vuggy silica” que pasa lateralmente a cuarzo – alunita. Ellas presentan una variación en la mineralización, pues en los niveles más bajos de la alteración se presentan cristales de enargita en cavidades y pulvurulenta en las fracturas, interpretadas como producto del fracturamiento de las estructuras y consiguiente arrastre y trituración o milonitización. Los valores de oro son mayores a 1 g/t, pero, esta mineralización no es rentable por la presencia de sulfuros. Por su alteración, las estructuras de cizalla del cerro Torta son similares a las estructuras Katty; en este lugar el contenido de oro es más bajo, alrededor de 0.01 g/t. Producto de la geodinámica interna y geodinámica externa, las estructuras geológicas más saltantes formadas en el área de estudio son las fallas, que según la época que sucedieron guiaron la deposición de las rocas, mineralización, modelación y la reubicación espacial actual del depósito mineral. En las fotos aéreas de la zona del yacimiento Pierina, se observan dos grandes lineamientos estructurales denominados Tinyash y Mirador. Este último está expuesto en el tajo Pierina y es denominado como la Falla Roxana. Entre las fallas Tinyash y Roxana se ha producido la formación del sistema de estructuras de cizalla Katty, las cuales actuaron como los canales de alimentación para la mineralización del yacimiento Pierina. Posteriormente a la mineralización de Pierina, sucedieron hasta tres nuevos eventos tectónicos: Mioceno medio (10 Ma), Mioceno superior (7 Ma) y la fase del Cuaternario antiguo (2 Ma) que modificaron la posición inicial del yacimiento, deformándolo y exponiéndolo en superficie, provocando, además, su inestabilidad y deslizamiento en dirección de las pendientes propicias. Asimismo, tanto la falla Roxana, como las estructuras de cizalla, buzan hacia el lado sur, por lo tanto se asume que los fluidos mineralizantes provinieron de dicho sector. Restringidos por las rocas poco permeables de composición andesítica y flujos dómicos QFP, estos fluidos alcanzan su máxima mineralización y diseminación en las tobas de composición ácida. Por efecto del último movimiento inverso, ocurrido en las fallas Tinyash, Roxana y en las estructuras de cizalla, se produjo la exhumación de los bloques techo y su consiguiente deslizamiento a través de las fallas Milagros y Azucena. La falla Roxana se expone ampliamente en las paredes Oeste y Este del tajo, tiene un azimut aproximado de 125° y buzamiento variable entre 35° a 45°SW. La falla inversa, está evidenciada por la presencia de innumerables estructuras de arrastre y el “pitch” que indica su dirección de movimientos hacia N30° E. Las fallas inversas del cuaternario antiguo, expusieron los bloques techo, con la consiguiente desestabilización, alteración y formación de material supergénico (roca blanda) que posteriormente se deslizaron y se ubicaron formando los cerros Piruro, Torta, Quinquishinca y otros megabloques descritos en el texto. Actualmente, las fallas preexistentes se reactivan, son dinámicas e inestables, producen constantes deslizamientos durante las operaciones mineras, a estas fallas se les ha denominado Azucena y Milagros respectivamente. Con las consideraciones anteriores, en la mina Pierina se ha determinado tres zonas potencialmente vulnerables, en ellas se debe tener especial cuidado para realizar construcciones civiles posteriores: Zona A: Zona fallas Azucena Zona B: Zona fallas Milagros Zona C: Zona pozas de sedimentación.

Nota importante:
La información contenida en este registro es de entera responsabilidad de la institución que gestiona el repositorio institucional donde esta contenido este documento o set de datos. El CONCYTEC no se hace responsable por los contenidos (publicaciones y/o datos) accesibles a través del Repositorio Nacional Digital de Ciencia, Tecnología e Innovación de Acceso Abierto (ALICIA).